VILLA DESTINY

TULÚM

UBICACIÓN: Sian Ka'an, Tulúm. Quintana Roo. México

AREA: 192 m2

PROYECTO DE REMODELACIÓN E INTERIORISMO

EL CIELO EN LA TIERRA

 

A continuación se describe todo un proceso que trasciende una mera intervención de arte a un espacio. Villa Destiny Tulum ha sido pensada para reinventarse a través de toda una propuesta artística, arquitectónica y conceptual. Ésta propuesta no solo contempla el diseño de espacios internos de la casa sino que parte desde el mismo entorno natural donde se encuentra. Ubicada en la reserva de Sian Ka’an donde convergen dos frentes de un solo paisaje: la playa y la laguna. Basándose en las características geográficas tan particulares de ésta reserva donde se encuentra Villa Destiny, Adrián Gómez Art. y Kauslab han desarrollado todo un concepto donde espacios exteriores e interiores se fusionan en una sola propuesta artística y arquitectónica.


Tomando en cuenta el significado que tiene el nombre “Sian Ka’an” que quiere decir “puerta del cielo” se ha desarrollado toda una idea que simbólicamente “abre” dicha puerta para crear un solo espacio conformado tanto por la casa, como por su entorno. Es así como a partir de los colores, formas y figuras que se encuentran en esta edificación, se despliega el diseño de los espacios interiores que traen la paz y sutil belleza de este lugar tan particular en medio del Caribe mexicano a las diferentes estancias que componen la casa internamente

De esta manera, la propuesta del diseño de interiorismo se hace integral. La misma va más allá de la selección del mobiliario y la ambientación de los espacios; proponiendo una nueva visión para la casa en sí, transformándola en un hotel/boutique/arthouse. Ésta nueva concepción del espacio eleva el valor del mismo. Así, Villa Destiny pasa de ser una edificación doméstica en medio de la reserva, a ser un lugar con un propósito que trasciende lo cotidiano. En ese sentido, puede verse cómo el arte es capaz de realzar el valor de cualquier cosa, un objeto, una vida, y hasta una casa en medio de una reserva natural en el Caribe.

 

Un lugar invadido por el arte por una parte, y por otra, por un concepto de interiorismo ecléctico y elegante que le da forma a una paleta de colores sobria y a la vez, dinámica. Así, arte e interiorismo se fusionan para generar el concepto de “Arthouse” una casa donde habita el arte, y que, en un sentido más amplio, es una obra de arte en sí. Para esto, Adrián Gómez Art ha desarrollado una colección exclusiva para exponerse en esta casa, “The White Devil Volumen 2”, donde un amplio, colorido y contrastante discurso de colores se presenta de manera sutil y refinada, acompañada de una serie de personajes sumamente simbólicos que ponen el sello de la marca en los espacios, llenándolos de  luz y profundo significado. Por otra parte, la colección exclusiva del artista Didier Tzakum ganador de la beca Adrián Gómez Art. 2019, titulada “Los Secretos del Cielo” se exhibe en esta Arthouse, complementando la propuesta artística que se encuentra en exhibición.

Levantamiento fotográfico. Proyecto sin intervenir

Como un toque final que engloba y unifica este multifacético proyecto, se ha desarrollado la  imagen comercial que define la nueva identidad de Villa Destiny Tulum, haciendo de esto toda una marca con un sello e imagen propia en este lugar tan particular. Esto le aporta una voz autentica al proyecto, conceptualizando y englobando todas las posibilidades y diferentes usos que puede tener este espacio como destino y “casa de arte”.

Diseño de imagen corporativa

Es así como, esta residencia es el prototipo de la ecología, al estar en la Reserva de la Biósfera de Sian Ka’an que posee estándares ecológicos estrictos para proteger el medio ambiente y las propiedades. No solo se acata a esas reglas, sino que las supera. Hace uso del sol Caribeño aprovechando su energía para alimentar la casa en su totalidad a través de paneles solares. La energía del viento también es aprovechada contribuyendo a un uso eficiente del medio ambiente. Los generadores también están presentes y son parte de la casa eco-amigable para aquellos días cuando el viento o sol paran, lo cual raramente sucede.

 

Ubicada en un lote de aproximadamente una hectárea, la propiedad de 192 metros cuadrados que ofrece 100 metros de frente de playa, un escondite exclusivo y privado para unos pocos afortunados, que tiene vistas cautivadoras a la laguna y al mar. Tres recámaras con baños integrados, elegante sala, comedor y cocina amplia. Una terraza con deck de madera de 185 metros cuadrados cuyo espacio es acogedor para cenar y divertirse con familia y amigos. Otra terraza de 139 metros cuadrados les espera en la azotea para tomar el sol, admirar las estrellas y disfrutar puestas de sol incomparables. En el semisótano nos espera un bar con zona chillout y área de juegos para el disfrute de los visitantes, además la casa cuenta con dos habitaciones extra para empleados. Dentro del predio existe una palapa con visual panorámica a la playa y del área del manglar un muelle cuyo remate es una palapa de madera sobre la laguna desde donde se observan atardeceres únicos.

Procederemos a describir los espacios y hablando de las intenciones de cada uno de ellos. Al llegar a la propiedad nos recibe en su acceso la combinación perfecta entre materiales propios de la región, madera, zacate y piedra en perfecto equilibrio con la abundante vegetación, nos espera una imponente edificación blanca con un distintivo estilo de villa española, donde predominan los arcos, las tejas, las bóvedas y las molduras. Al acceso principal de la vivienda lo precede una ondulante escalinata rodeada de palmeras que remata en el pórtico de acceso donde destaca una gran lámpara colgante de fibras naturales y el símbolo de la casa moldeado en luz neón blanco cálido, este es un espacio que nos anticipa a lo que veremos cuando se abran las puertas dobles de madera caoba. Al acceder nos recibe el salón principal donde inmediatamente apreciamos un dramático espacio con cortinas de piso a techo que enmarcan los ventanales con vista al mar y destacan los cuatro metros de altura que posee el espacio, al igual que las pinturas ubicadas estratégicamente para lograr el efecto escenográfico deseado, ambas pinturas dibujan la figura principal de la colección de arte, el diablo blanco.

La paleta de colores base para este espacio es tonos neutros liderado por el gris y el blanco. En cuanto al mobiliario, al igual que en toda la vivienda es una mezcla ecléctica de piezas cuidadosamente seleccionadas que combinan maderas oscuras, tapizados neutros, tejidos naturales y metales en tonos bronce y dorado avejentado. Los textiles que complementan la decoración son parte de la colección Kaus Home de kauslab by Adrián Gómez Artist, tapetes de algodón tejidos en telar acompañados de cojines ambos con los patrones característicos de la marca.

 

Para este espacio en contraste al sillón minimalista de líneas rectas le hace juego un par de sillas Diz icónico diseño contemporáneo de líneas orgánicas realizado en madera en acabado negro mate del arquitecto brasileño Sergio Rodríguez. Elementos escultóricos hacen vida en este espacio, esto nos permite apreciar los objetos como arte, una credenza en madera de raíz finamente acabada traída de Bali se yace en la mitad del espacio con un gran espejo y frente a ella una trenza escultórica de tamaño monumental realizada por artesanos de la región cae desde el techo hasta el piso, esta está realizada en fibra de henequén el llamado oro verde de Yucatán, al igual todas las lámparas colgantes y arbotantes han sido realizadas en henequén bajo procesos artesanales, estas refuerzan los acentos de iluminación decorativa con un estilo singular y cálido.

Para el comedor se seleccionó una gran mesa en madera de parota y sillas a juego con tapizados de la firma Kaus Home, los elementos decorativos en la mesa son una mezcla de cristalería en tonos ámbar en contraste con esferas de vidrio metalizado, al fondo del salón se ha intervenido un mueble existente incorporando iluminación y ubicando en el piezas de arte del artista estadounidense Kaws.

Todos los espacios de principales de la casa dan acceso al deck de madera, transición entre la vivienda y el exterior, desde donde se observa el mar. Esta terraza semi abierta hace vida bajo una palapa de zacate y madera, en ella se ha usado el mobiliario para establecer diferentes zonas de relajación, reunión y disfrute, como extensión de la sala y el comedor se ubica una mesa para ocho comensales, un sofá modular, camas de exterior y hamacas otorgando un espacio cómodo con todo lo necesario para disfrutar de las visuales y las reuniones entre familia y amigos.

Por su parte la habitación principal es un santuario para el descanso rodeado de elementos naturales, bajo una bóveda de ladrillos se encuentra la gran cama cuya cabecera es una imponente pieza escultórica, una raíz de madera especialmente trabajada como obra de arte de la naturaleza que nos trae algo de ese estilo de playa de un modo poco convencional. Las cortinas de lino natural de piso a techo enmarcan las visuales mientras en el nicho junto a la cama contiene una pieza de arte especialmente iluminada llamada cuásar del artista plástico Adrián Gómez. El área de descanso es complementada con un sofá cama, un sillón, alfombra y lámparas tejidas que dan mayor calidez y flexibilidad al uso del espacio. El vestier y el baño han sido complementados con espejos, lámparas y accesorios acordes al diseño.

La habitación blanca, como su nombre lo indica ha sido decorada en una paleta de colores claros, la pieza principal de esta habitación es la cama, la cual es una cama de madera de caoba con cuatro postes tallados de los cuales se han entrelazado cuerda de henequén en color natural a modo de dosel. Frente a la cama se ubica una zona de lectura muy acogedora con un sillón lámpara tejida y mesa. Adicional existe una estancia con un sofá cama lo cual permite aumentar la capacidad de esta habitación. El arte también hace presencia en este espacio ubicando en sus paredes una pieza cuyo lienzo es circular y otro triangular. Las cortinas de lino natural de piso a techo enmarcan el ventanal hacia el balcón de esta habitación.

La habitación negra por su parte conceptualizada en una paleta de colores oscuros se ha dividido en dos zonas aunque es un espacio diáfano el mobiliario redefine el uso de cada área. Al acceder se encuentra una zona de lectura donde se ubican sobre un tapete circular de tule natural dos sillas butterfly en cuero color caramelo oscuro acompañadas de una mesa de metal repujado traída de Bali. La cama se encuentra enmarcada por dos lámparas colgantes de tejido color negro y entre ellas un cuadro circular de la colección The withe devil volumen 2, las cortinas de piso a techo enmarcan los ventanales realzando la altura de la habitación, en el baño se ha dispuesto sobre la tina una gran lámpara colgante que junto a cortinas de piso a techo le dan gran dramatismo al espacio.

Debido a que la edificación se encuentra por encima del nivel de la tierra, se ha aprovechado el espacio existente bajo la casa para diseñar un área de entretenimiento semi abierta, para esto se han establecido cinco zonas específicas cuyo diseño se ha manejado en una paleta de colores donde el blanco predomina en muros, y el gris en los adoquines del piso, al acceder se nos recibe un muro de celosía realizado con bloques de cemento gris, el cual sectoriza el área del bar donde se ha realizado una barra con bloques de celosía y meseta de madera, los taburetes de la barra son piezas de mobiliario escultóricas traídas de Bali realizadas en herrería y madera, se ha recuperado un antiguo librero que a existía en la casa para almacenar botellas y cristalería. A un costado del acceso se ha diseñado un espacio chillout acondicionado con puffs dispuestos sobre la arena y entre las columnas se han colgado dos grandes atrapa sueños tejidos a mano por artesanos de la localidad. Al centro una mesa circular en color blanco con sillas de madera clara y sobre ella una lámpara tipo campana realizada en bejuco color natural. El espacio central el piso ha sido recubierto por adoquines de ladrillo a diferencia del resto de espacios, en esta zona se dispone un gran sofá realizado en bambú y cuerdas blancas acompañado de una silla colgante tipo columpio ambas piezas traídas de Bali, en los laterales de este espacio se ubicaron dos hamacas color blanco tejidas artesanalmente. Por último se diseñó una mesa de ping pong especialmente pensada para este espacio en color blanco y madera completando así todo el equipamiento necesario para el entretenimiento y la diversión en este lugar. Al encontrarse bajo el cuerpo principal de la edificación se pueden apreciar los pilotes de madera que sostienen el deck de la terraza, estos se han iluminado de tal forma que se conviertan en una intervención artística. El espacio donde antiguamente se encontraba el estacionamiento techado debajo de la casa, ha sido remodelado con la finalidad de construir dos habitaciones adicionales con capacidad para cuatro empleados, un baño y una kitchenette de tal modo que esta unidad pueda funcionar de modo independiente a la casa.

El rooftop de la casa ha sido aprovechado, como una estancia a cielo abierto, donde la arquitectura predominante de las bóvedas sectorizan los espacios para dar diferentes niveles de privacidad. Al llegar aquí tenemos una mesa rústica ideal para cenas con las estrellas, acompañado de una escultórica silla con forma de kaus, pieza insignia de la marca diseñada por el artista plástico Adrián Gómez donde las fotografías serán recordadas siempre. En el área posterior bajo una pérgola de madera cuyo juego de luces y sombra crean una ambientación perfecta para ubicar un gran sofá y sillas tejidas estilo boho chic con mucha personalidad, aquí también se encuentra un jacuzzi de hidromasaje con vista a la playa, como un spa al aire libre, en la privacidad de esta área se encuentra una cama circular que hemos denominado lunario un lugar único para tomar baños energéticos de luna y para la observación de las estrellas, siendo este uno de los atractivos que ofrece Villa Destiny Tulúm a sus huéspedes.

A un lateral de la residencia en una planicie rodeada de vegetación se ha situado una palapa como mirador, un sitio para la observación del amanecer, meditar o hacer yoga, un espacio polivalente donde se pueden realizar diversas actividades en contacto permanente con la naturaleza. Dentro de este conjunto también se tiene acceso a una sección del manglar, recinto protegido como reserva, un lugar virgen donde tras caminar por un muelle de 45 metros de largo sutilmente iluminado para no desestabilizar el ecosistema, se llega a una palapa sobre la laguna, lugar mágico donde la tranquilidad del agua en su inmensidad nos conduce a disfrutar en silencio del atardecer.

 

En su totalidad Villa Destiny Tulúm es un proyecto de alojamiento que se incorpora al sistema de turismo en casas boutique de altos estándares, donde el interiorismo ha sido pensado para generar momentos en espacios escenográficos que harán de la estadía una experiencia sin igual, una mezcla de hospitalidad, arte y arquitectura envuelta en la naturaleza mágica en reserva de la biosfera de Sian Ka’an, esta es la puerta al cielo.

VOLVER / RETURN

© 2016 by KAUSLAB. All Rights Reserved

  • Facebook - Black Circle
  • Instagram - Black Circle